1.- Profoto

Es la principal razón, la de más peso. La marca sueca es un referente. Productos de excelente calidad, acabados excelentes, una luz con mucha magia, etc. Pero razones obvias a un lado, creo que en este caso el dicho de lo barato sale caro, es una realidad. 

He comprado durante años varios sistemas strobist, he invertido mucho dinero en conseguir una solución definitiva para mis sesiones en exterior. Un kit comprado en Ebay: batería+ringflash, otro basado en varios flashes de mano a pilas, y hasta he comprado una batería grande para mis flashes de estudio. NADA, no he conseguido NADA. He probado con muchas marcas de flash y hasta ahora ninguna ha satisfecho mis necesidades, poca duración de las baterías, pésima calidad de materiales…Todo un error dejándome llevar por el “bajo” precio de estos equipos.

Haciendo números me he dado cuenta que, si mi primera inversión hubiera sido correcta apostando por un producto de calidad, hubiera evitado muchos dolores de cabeza y gastar más de la cuenta. Los B2 son un producto caro, lo sé, pero creedme si os digo que la calidad se paga y los B2 tiene calidad de sobra en todos los aspectos.