La consistencia en el color es un viaje muy largo y a veces truculento en el mundo fotográfico. Una tarde entera dentro de un estudio fotográfico tomando mil y una capturas, jugando con los efectos de luz de los focos y utilizando diferentes geles de color para mejorar los fondos. Pero luego llegas a tu estudio y te sientas delante de la computadora a editar tus fotografías y… el color no se ajusta a la realidad,  ¿Qué ha fallado?

Lo primero es decirte que no estás solo, nos ha ocurrido a todos y por eso queremos darte unos consejos y herramientas, con las que conseguir una consistencia de color para que no tengas esas variaciones en tonos que puedan arruinar el trabajo de varios días.