Si nos ponemos a organizar todo el material que debemos llevarnos para una sesión fotográfica en el exterior, las sesiones de fotografía de paisajes son las que más equipamiento debemos meter dentro de la mochila. Debes prever todo lo que puedas necesitar para que cuando llegues a la localización lo tengas todo listo pero… ¡Oh! Siempre ocurre que falta algo. Por esto, hemos pensado en los básicos que deberías llevar siempre contigo ante una sesión en exteriores.

1. Dirección y plan

Parece que empezamos por lo más obvio, pero deberías saber qué tipo de fotos quieres conseguir y dónde puedes ir a hacerlas antes de hacer la sesión. Tener las calles, las coordenadas GPS e incluso un mapa de dónde quieres sacar tus capturas te ayudará a no perder tiempo explorando la zona a ver qué puedes conseguir.

Además de explorar la zona con Google Maps, existen muchas aplicaciones de previsión del tiempo o posiciones estelares, o incluso otras más técnicas como fotómetros. Aprovéchalas y exprime hasta el último minuto sobre el terreno.

Por último, entiende los riesgos de la localización, existen muchas zonas preciosas pero que no tienen cobertura telefónica o se pierde la señal en algunos puntos. Entiende los riesgos y evalúa tu seguridad. Acuérdate de contarle a alguien dónde vas a ir y cuándo piensas volver.

2. Kit limpiador de objetivos

En nuestra opinión, otro de los básicos por no decir que es el más importante dentro de toda la lista. No hay nada más frustrante que cuando llegas al estudio y empiezas a procesar tus capturas para ver que hay motas de polvo en el sensor, o el objetivo está sucio. Quitar eso con retoque digital te puede costar un buen rato.

Por esto, lo mejor es llevar siempre encima un kit de limpieza para fotografía con el que poder limpiar tu equipo. Asegúrate de repasar todo tu equipo antes de meterlos en la mochila. Unos paños microfibra, unas toallitas o un soplador son los básicos en este punto.

3. Nunca olvides tu trípode

Para los fotógrafos de paisaje un trípode es una pieza imprescindible dentro de tu equipo. Te ayuda a poder conseguir capturas con obturaciones más lentas, lo que a su vez permite una ISO optimizada y una profundidad de campo mucho más profunda.

También son muy útiles a la hora de conseguir un gran rango de efectos especiales, imágenes con múltiples marcos y panorámicas de alta resolución. Si estás capturando el skyline de una ciudad, caminando 8 horas por naturaleza o a punto de embarcarte en un vuelo a un país diferente, asegúrate de llevar contigo un trípode que se adapte a tu viaje.

Si tienes dudas de qué trípode es la mejor opción para tu cámara y accesorios, te orientamos con esta entrada en la que compartimos los elementos básicos a tener en cuenta al comprar un trípode.

4. Disparador remoto

Si llevas un trípode, otro de los objetos que deberías llevar contigo es un disparador remoto con el que poder tomar capturas sin tocar la cámara. Limitando tu interacción física con la cámara, el disparador remoto te permitirá capturar de una forma más precisa las escenas evitando temblores o ajustar la exposición de forma automática.

Existen diferentes modelos con cable o wireless, si estás capturando imágenes de larga exposición lo mejor es que optes por disparadores sin cable para que no interfiera en tu imagen por culpa del viento. En otros casos, un disparador remoto con cable serviría de igual forma. Una buena idea es engancharlo a una de las patas del trípode con velcro y si llevas uno sin cables, recuerda llevar baterías de repuesto.

5. Filtros

Ser capaz de controlar la luz en tu escena es de suma importancia, y usar filtros en tu objetivo te ayudará a conseguir precisamente eso. Todo fotógrafo de paisajes debe tener un filtro polarizador circular en su bolsa para reducir la niebla y aumentar el contraste. Utilizar filtros de forma correcta te permitirá reducir los reflejos, mejorar el follaje, hacer que el cielo sea más potente y reducir los resplandores del sol.

En el caso de los filtros de densidad neutra podrás conseguir capturas con una exposición más larga consiguiendo efectos especiales como suavizar el agua y capturar los movimientos de las nubes en el cielo.

Para tu próxima escapada hazte con un par de filtros y experimenta con exposiciones largas en condiciones brillantes. Eso sí, asegúrate de cubrir el visor o haz sombra con un paraguas sobre la cámara.
Fotografia-de-Paisaje-Mickey-O-Neil

6. Gran angular y teleobjetivo

Podríamos profundizar mucho en este tema. Pero la realidad es que cada fotógrafo es un mundo y mientras que uno preferiría llevar un gran angular para capturar el cielo en todo su esplendor, un fotógrafo de naturaleza preferiría llevar un teleobjetivo con el que poder hacer zoom.

Lo que queremos recalcar en este punto es que intentes llevar una variedad de material con el que poder cambiar la forma de interpretar una misma escena. Llevar un teleobjetivo y un gran angular es un buen comienzo.

7. Baterías extra y tarjetas de memoria

Al igual que en el primer punto donde recordamos las direcciones o coordenadas GPS, llevar baterías extra para mantener tu equipo vivo durante toda la sesión es un básico que no siempre tenemos en cuenta. Hoy día existen multitud de formas de llevar una dosis de energía donde cargar tus dispositivos desde baterías externas hasta pilas recargables.

También debes tener en cuenta llevar espacio extra para poder capturar el máximo de fotografías posible. Hazte con unas cuantas tarjetas de memoria para tu cámara de fotos para que nunca te quedes sin espacio en tu cámara.

8. Mochila para fotógrafos de paisaje

No querrás estar a oscuras intentando buscar algo en tu mochila en medio de la nada, por eso intenta utilizar una mochila para fotógrafos como las de la marca The Last Traveller. En su interior podrás colocar todo tu equipo fotográfico de una forma ordenada y sabrás siempre dónde has colocado todo. Además, su aspecto de mochila urbana subirá puntos en tu outfit. Unos puntos extra en estilo nunca vienen mal, ¿no?

Fotografia-de-Paisaje-Michael-Baird

¿Ya lo tienes preparado?, Cuéntanos cuál será tu próxima aventura!!